A nadie se le escapa que la recuperación de impagados es un elemento fundamental para que el ciclo del crédito funcione correctamente y, en consecuencia, también lo haga la economía. De no hacerlo, el acceso a créditos se dificulta sustancialmente, disminuyendo el crecimiento económico.

Que un tema tan importante, no esté regulado en nuestro país, es un anacronismo de difícil explicación. Más aún si miramos a nuestro alrededor y vemos que todos los países de nuestro entorno cuentan con algún tipo de legislación al respecto.

Ante este panorama, ANGECO, desde sus inicios en 1994, dispuso de una autorregulación que garantizara que las actuaciones de sus asociados se desarrollen bajo unos principios éticos y de conducta determinados.

Actualmente se están produciendo importantes avances en los sistemas de compliance, en los estándares internacionales de actuación y en los del propio sector en España. Todo ello ha llevado a ANGECO a dar un paso más en su autorregulación desembocando en la creación de un código ético y de conducta renovado.

La existencia de este código añade a las empresas asociadas a ANGECO un importante valor añadido diferencial para todas las partes implicadas en un proceso de recuperación de impagados.

Valores y compromisos de ANGECO

El Código Ético recoge, en primer lugar, una serie de valores y compromisos que rigen las actuaciones de la asociación y de sus miembros.

Entre los valores destacan la claridad y transparencia en las relaciones con los prestatarios, el trabajo en equipo, el respeto a la libre competencia y el trato justo a los prestatarios.

Por el lado de los compromisos adquiridos por ANGECO, destacan el cumplimiento normativo y la prevención de delitos, la transparencia y la confidencialidad en sus actuaciones, actuar bajo los principios de la libre competencia, contar con una política de aceptación de regalos, garantizar la neutralidad ideológica, fomentar la responsabilidad social corporativa, regular los posibles conflictos de interés y promover las buenas prácticas tributarias.

Compromisos de los asociados:

La pertenencia a ANGECO implica la aceptación de una serie de compromisos de obligatorio cumplimiento en tres planos diferentes:

  1. Con ANGECO: Colaborar con el órgano interno de cumplimiento, actuar con respeto a los principios y valores de la asociación, cumplir las políticas y procedimientos marcados que le sean de aplicación, rechazar todo tipo de conductas corruptas o fraudulentas e implementar modelos de cumplimiento dentro de sus organizaciones.
  2. Con sus clientes: Fomentar la ética de sus empleados, asegurar la competencia, mantener la confidencialidad, realizar sus gestiones dentro de los parámetros y límites acordados, respetar la protección de datos de carácter personal y rechazar conductas fraudulentas.
  3. Con los prestatarios: Identificarse ante ellos claramente sin ambigüedad, respetar a las personas y su privacidad, fomentar la resolución amistosa de los créditos, garantizar la transparencia en la información, tratar los datos personales conforme a la legislación, contar con protocolos que garanticen la prevención del acoso, garantizar la implantación de procedimientos de trato justo y rechazar condutas corruptas y/o fraudulentas.

Cumplimiento, canal ético y sistema disciplinario:

Para asegurar el cumplimiento de todos los compromisos adquiridos, ANGECO cuenta con un órgano de cumplimiento interno (OIC) que es el encargado de la supervisión del cumplimiento normativo de la asociación, la actualización del código ético y su interpretación en caso de conflicto.

Además, ANGECO cuenta con un canal ético específico, gestionado también por la OIC, accesible para todos su empleados y miembros, donde poder plantear tanto consultas como denuncias de posibles comportamientos inadecuados.

Finalmente, la asociación cuenta con un sistema disciplinario para el caso de incumplimiento de los principios recogidos en el Código Ético de Comportamiento, cuyas sanciones pueden llevar hasta la expulsión y pérdida de la condición de asociado.

Valor diferencial

La responsabilidad social corporativa (RSC) ocupa, hoy en día, un lugar prioritario en la forma de actuación de la mayoría de las empresas y supone una exigencia cada vez más importante por parte de los clientes y consumidores.

ANGECO, con la autorregulación que ha mantenido desde sus inicios hace más de 25 años, se puede considerar precursor en el fomento de esa conciencia social empresarial y en el respeto a los derechos individuales y colectivos.

Este compromiso ha provocado que la asociación haya crecido exponencialmente hasta poder considerarse, a efectos prácticos, la patronal del sector, siendo la pertenencia a ANGECO un requisito imprescindible que los clientes exigen para poder optar a la gestión de sus impagados.

Recomendados