Empezamos un nuevo año y con él se inicia también el mandato de la nueva junta directiva de ANGECO que tengo el honor de presidir y en la que se reúnen un buen número de empresas asociadas que han querido mostrar su compromiso con los fines de nuestra asociación recogidos en sus estatutos.

Defender y promover los intereses del sector

El primero y fundamental es el de la defensa y promoción de los intereses profesionales que afecten a la actividad común de todos los asociados”. Desde la Junta Directiva queremos asegurar que la consecución de este fin será nuestro principal empeño. Conseguirlo sólo será posible poniendo a la asociación como una de nuestras prioridades y dedicándole tiempo. Tiempo para destinarlo a cada uno de los asociados en función de sus necesidades, tiempo para conocer sus preocupaciones y compartir sus consideraciones y tiempo para escuchar, analizar y, en su caso, poner en práctica todas sus propuestas.

Solo de esta manera es posible promover y defender los intereses de los asociados, al fin y al cabo, de ellos es la asociación; y, solo así, podremos situar a ANGECO como un actor importante ante las autoridades, para seguir aportando valor a nuestros clientes, los clientes finales y ante la sociedad en general.

Dedicación, compromiso y trabajo serán los tres mantras que guiarán nuestras actuaciones para conseguir que ANGECO tenga voz en los principales foros de interés, ya sea, por ejemplo, ante el Ministerio de Economía, ante la Agencia de Protección de Datos, en los congresos o mesas de debate en las materias que afectan a nuestra industria o, incluso, frente a las aplicaciones que nos impiden realizar llamadas en el curso normal de nuestra actividad mediante la vulneración de la libre competencia.

Sin duda, uno los principales temas con los que se inicia este mandato es el de la transposición de la Directiva Europea sobre administradores y compradores de créditos recientemente aprobada, pues se trata de la primera gran regulación de nuestra actividad en España. Esta junta va a poner todos los medios a su alcance para conseguir la mejor transposición posible de esta directiva a nuestro ordenamiento jurídico nacional.

Como primer paso estamos creando un comité de seguimiento de la directiva formado por asociados y por los mejores asesores especializados, cuya función será la de confeccionar y ejecutar la hoja de ruta que la asociación debe llevar a cabo para defender nuestros intereses y que, este reto regulatorio, finalice de la mejor manera posible para los intereses de nuestro sector.

Relaciones entre asociados

Fomentar las relaciones entre asociados es otro de los fines establecidos en nuestros estatutos. Es algo inherente al concepto de asociación y por eso, desde ANGECO, pondremos los medios necesarios no solo para impulsar estas relaciones, sino también para animar a los asociados a que las interacciones en defensa de intereses comunes crezcan y se consoliden.

En este sentido, nos comprometemos a reforzar aún más el funcionamiento de las diferentes comisiones ya existentes en la estructura de ANGECO, constituir aquellas que sean más atrayentes y útiles y fomentar las mesas de debate para los asociados con personas autorizadas en la materia de que se trate, con el fin de ayudar a resolver los problemas de nuestra industria.

Crecer de forma conjunta siempre será más eficiente que hacerlo de forma individualizada, más aún si tenemos en cuenta la gran profesionalidad y alto valor añadido de las personas que conforman las plantillas de nuestros asociados. Esperamos ser capaces de involucrar e implicar a los mejores en las tareas de la asociación.

Seguir avanzando

No quiero finalizar sin mencionar otra serie de objetivos que se recogen el plan estratégico de ANGECO y que también son de gran importancia para la junta que presido y que me gustaría destacar.

El primero de ellos es una de las señas de identidad que han hecho grande a ANGECO: la autorregulación. Desde nuestros orígenes, y ante la inexistencia de regulación específica en España, desde ANGECO hemos optado por dotarnos de normas propias para regular la conducta de los asociados y que garantizan la protección de los derechos de nuestros clientes y de los consumidores finales.

Nuestro código ético de conducta, el código tipo de protección de datos y el código de compliance, todos ellos de obligado cumplimiento para los asociados, seguirán siendo impulsados desde la dirección de la asociación.

Conseguir tener más fuerza de grupo nos ayudará a lograr más y mejor nuestros objetivos y, para ello, seguiremos impulsando el crecimiento de ANGECO mediante la incorporación de nuevos asociados que nos hagan crecer y aumentar nuestra fuerza como la asociación más representativa del sector que ya somos.

Por último, pero no por ello menos importante, seguiremos abordando iniciativas que den a conocer la asociación y difundan el alto valor añadido que tenemos. Un claro ejemplo de este punto es la realización del estudio de mercado del sector que retomamos el pasado año y que seguiremos realizando en los próximos.

Son tiempos de incertidumbres en nuestra industria. ¿Qué pasará con la regulación? ¿Subirá el ratio de morosidad? ¿Qué ocurrirá con las empresas a la luz de la finalización de la moratoria concursal? O, por el contrario, ¿habrá prórroga de esta moratoria? ¿Querrán seguir contando nuestros clientes con nosotros para cerrar el ciclo del crédito y devolver al sistema aquellos pagos que quedaron fuera? ¿Debemos, para ello, invertir más en tecnología para hacernos más eficientes y prestar mejores servicios? Estoy seguro de que son preguntas que todos nos hacemos y en las que ANGECO debe ser un lugar de encuentro en el que debatir y aportar valor para todos.

Desde la junta que presido, estamos muy ilusionados con esta nueva etapa y esperamos conseguir con nuestro trabajo, ilusionar del mismo modo, a todos los miembros de ANGECO.

Carlos Ruiz

Presidente de ANGECO

Publicaciones recientes