Preguntas frecuentes

¿Qué es el recobro?

Es la gestión profesional de recuperación de deudas impagadas mediante la utilización de vías amistosas (o extrajudiciales) y/o judiciales.

¿Es la morosidad un problema para mi empresa?

Para muchas empresas la morosidad es su principal motivo de preocupación en la actual coyuntura económica. No solo en la actual coyuntura (si lo limitamos a esta, parecería que deja de ser un problema).

¿Cómo puedo controlar desde mi empresa la gestión de cobros de un tercero?

La gestión del recobro será siempre transparente y su empresa podrá monitorizarla permanentemente fijando las pautas operativas y de información precisas.

¿Qué garantías de confidencialidad tengo sobre la información facilitada a la empresa de recobro?

Las máximas. La empresa de recobro se compromete con su empresa en guardar siempre la máxima confidencialidad y cumplirá rigurosamente lo dispuesto por la Ley Orgánica de Protección de Datos.

¿Puedo perder a mi cliente si externalizo su deuda impagada?

Cada gestión se personaliza al máximo, procurando salvar siempre la relación comercial existente. Un impago, en la mayoría de las ocasiones, es coyuntural. Por otra parte, la imagen de su empresa saldrá reforzada cuanto más profesionalizada sea su gestión de impagados.

¿Es muy cara la externalización de cobros impagados?

En la mayoría de las ocasiones su empresa pagará solamente un porcentaje del cobro recuperado.

¿Cómo puedo evitar la morosidad de mis clientes?

En muchas ocasiones las empresas de recobro podrán colaborar con su empresa para el establecimiento de una política preventiva en la gestión de sus cobros.

Valores éticos del sector e imagen en la sociedad

Desde Angeco estamos trabajando para que nuestro país cuente con una regulación del sector ya que somos el único país europeo que hoy por hoy no está regulado. Un marco legal que proteja al deudor, su dignidad como persona y defienda su intimidad. Una regulación que diferencie las actividades alegales, o de bajo perfil ético, de la actividad regida por un estricto código ético que llevan a cabo nuestros asociados.
Este vacío legal, nos ha llevado a “autoregulamos” a través de códigos éticos que marcan el camino a seguir. Angeco representa, hoy por hoy, la única organización que ofrece un sello de garantía porque todas las empresas asociadas cumplen con un estricto código ético de actuación en la actividad del recobro en España.
Estamos trabajando para que la opinión pública conozca nuestro papel de mediadores con un objetivo claro, encontrar una solución que sea satisfactoria para las partes implicadas.

Condiciones de trabajo del sector

Las empresas que formamos parte de Angeco aportamos más de 9.500 empleos directos.
Damos formación continua a nuestros profesionales, tanto en el momento de su incorporación como en el desarrollo de su actividad para actualizar conocimientos, cambios tecnológicos y/o regulatorios.
Nuestro código ético, las auditorías de nuestros clientes y la actual ley laboral vigente nos marca unas políticas de recursos humanos siempre respetuosas con nuestros profesionales.

Tipos de interés de demora y gastos adicionales

Las empresas que formamos parte de Angeco cumplimos rigurosamente con la ley vigente. Nosotros no marcamos los intereses de demora ni ningún otro tipo de gastos, solo seguimos lo estipulado en los contratos firmados entre deudores y acreedores, en este caso nuestros clientes.
Intentamos aportar soluciones alternativas que, en muchos casos, puedan paliar cuantías adicionales, con el objetivo de conseguir un acuerdo satisfactorio para deudor y acreedor.

Desahucios y nuestra postura como asociación

Las empresas que formamos parte de Angeco tenemos claro que, desde el máximo respecto al deudor, estamos obligadas a cumplir con rigor la ley. Esto no evita que seamos ajenos a situaciones especialmente dramáticas.
Nuestra objetivo es tratar de aportar todas las soluciones que se nos puedan ocurrir, negociando con el deudor y el acreedor para llegar a un acuerdo y evitar un desenlace no deseado por ninguna de las partes.
En este proceso, informamos a los inversores acerca de situaciones de sensibilidad extrema y procuramos el entendimiento y la búsqueda de soluciones alternativas.

Acoso telefónico. Prácticas abusivas

Nuestro papel es mediar entre el deudor y la persona o sociedad con la que se contrae la deuda, trabajamos para encontrar el mejor acuerdo, la mejor solución para las dos partes. Para desarrollar esta labor mediadora necesitamos contactar con el deudor para entablar una negociación entre ambas parte ya que de otra manera no sería posible.
Somos conscientes de que, en ocasiones, la tecnología ha fallado y se ha elevado el número de llamadas telefónicas en un mismo día en los casos de ausencia de contacto o respuesta. Las empresas asociadas a Angeco estamos invirtiendo nuevos recursos en tecnología para corregir esta situación.
Estas prácticas son también rechazadas por los propios clientes que exigen profesionalidad y ética a sus compañías de recobro marcando restrictivas normas para eliminar cualquier práctica telefónica abusiva. Además, ellos mismos realizan auditorías para evitar que se produzcan este tipo de incidencias.

Las black list o ficheros de impagados

Los denominados ficheros de impagados son listas de morosos en los que aparecen datos de aquellos deudores que contraen una deuda real, vencida, exigible y reclamada previamente por el acreedor.
Las listas de morosos son totalmente transparentes en nuestro país, sobre todo cuando es el propio inscrito quien busca información sobre él mismo.
Las empresas que formamos parte de Angeco consideramos que estos ficheros deberían tener carácter positivo, es decir, que recojan a los “buenos pagadores” en vez de los “malos pagadores”, como se realiza en el ámbito anglosajón
La existencia de estos registros reduce el riesgo de los acreedores, y es una garantía para que los que sí pagan sus deudas obtengan una financiación a menor coste.
Objetivamente, sin este tipo de información, el riesgo de los acreedores a la hora de dar un préstamo sería mayor y subirían consecuentemente los intereses y comisiones de todos los préstamos.

El recobro, una actividad asociada a situaciones de dificultad económica. ¿cómo nos afecta esto como profesionales?

Es obvio que nuestro principal objetivo conseguir que alguien que ha contraído una deuda la solvente. La diferencia está en cómo gestionar esto. Todas las empresas que formamos parte de Angeco trabajamos de una forma profesional y siguiendo un código ético muy estricto. Nuestro papel es mediar entre el deudor y la persona o sociedad con la que se contrae la deuda, trabajamos para encontrar el mejor acuerdo, la mejor solución para las dos partes.
Todas las compañías que pertenecemos a Angeco, actuamos regulados por un estricto código ético que nos obliga a tratar al deudor siempre desde el respeto a su dignidad como persona y a su intimidad. Además de códigos éticos propios y acuerdos con nuestros clientes para fijar estándares de calidad, periódicamente, se realizan auditorías de calidad por parte de nuestros clientes que acreditan una ética profesional de forma exhaustiva.
Desde nuestras compañías empleamos importantes recursos de formación constante a nuestros profesionales para conseguir ese máximo respeto al deudor.

Fondos de inversión y nuestra relación con ellos

Lo que algunos denominan “fondos oportunistas”, no son más que fondos de inversión, distressed funds o «fondo de situaciones especiales» (special situations funds, en inglés). Son fondos que actúan en los mercados de deuda desde hace muchos años. La deuda es un producto financiero que se puede comprar o vender, y desde ese momento se convierte en una forma de negocio.
Muchas de las compañías asociadas a Angeco, como muchas otras compañías en España y en todo el mundo, trabajamos con estos fondos igual que lo hacemos con otros clientes.
La importante envergadura de estos fondos y su dilatada experiencia en los mercados de deuda, les capacitan para ser más flexibles a la hora de buscar soluciones al deudor, porque el objetivo de ambos es saldar esta deuda. De esta forma han aparecido los planes de pago aplazados, las quitas, etc.
También es una realidad que estos fondos ayudan a que el crédito siga fluyendo. Porque compran deuda a los bancos y así estos mejoran sus ratios y siguen dando crédito a empresas y particulares, algo fundamental para que el sistema funcione.

¿Desea ampliar ésta información?